¡HOY EN JUEVES DE LA SALUD: PREVENCIÓN DE ACCIDENTES VEHICULARES!

Los accidentes vehiculares en las carreteras son la causa principal de las muertes ocupacionales entre trabajadores de mayor edad en Estados Unidos. Entre 1992 y 2002, cerca de 3,200 trabajadores de 55 años de edad en adelante perdieron la vida en accidentes de vehículos automotores en las vías públicas. Tales accidentes representan el 22% de todas las muertes ocupacionales en este grupo de trabajadores. Otras causas principales de muerte entre los trabajadores de mayor edad fueron las caídas (14%), los accidentes de vehículos automotores ocurridos fuera de las autopistas (12%) y los homicidios (11%).

  • En la población general, las tasas de mortalidad por accidentes vehiculares disminuyen con la edad. Las tasas de mortalidad por accidentes vehiculares relacionados con el trabajo aumentan a un ritmo constante más o menos a partir de los 55 años de edad, y comienzan a aproximarse a las tasas registradas en la población general.
  • Los conductores de mayor edad tienen más probabilidades que los otros conductores de tener un accidente vehicular en las intersecciones (en particular, al girar a la izquierda), y al cambiar de carril o cuando se unen los carriles en las autopistas.
  • Es posible que los cambios debidos al proceso normal de envejecimiento afecten la capacidad para conducir de una persona de mayor edad. Puede que disminuya la visión (por ejemplo, de noche o cuando hay demasiado resplandor), que los tiempos de reacción sean más lentos, y que disminuya la función cognoscitiva y la fuerza muscular, así como el margen de movimiento. Aunque la mayoría de estos cambios no afectan la capacidad de trabajo de una persona, es posible que afecten su capacidad para conducir un vehículo con cuidado. Estos cambios son graduales y altamente variables, y afectan a unos conductores mucho más que a otros.
  • Es posible que los trabajadores de mayor edad también experimenten una variedad de enfermedades crónicas que pueden afectar su capacidad para conducir, entre ellas la artritis y la degeneración macular.
  • A diferencia de sus homólogos jubilados que pueden esperar mejores condiciones para conducir su vehículo, los trabajadores de mayor edad a menudo tienen que conducir en condiciones no adecuadas para poder cumplir con los plazos previstos o las fechas de entrega.

images

Recomendaciones para los empleadores

Políticas

  • Asignar a un miembro clave del equipo administrativo la responsabilidad y la autoridad de fijar y hacer cumplir una política global de seguridad para los conductores.
  • Hacer cumplir el uso obligatorio de los cinturones de seguridad.
  • No exigir a los trabajadores que conduzcan en horarios irregulares ni mucho más allá de sus horas normales de trabajo.
  • Promover la salud y seguridad de los trabajadores por medio de actividades dirigidas a mejorar la salud general de la fuerza laboral (por ejemplo, programas para dejar de fumar, dietas y actividades físicas).

Evaluar la capacidad para conducir

  • Evaluar la capacidad para conducir por medio de exámenes físicos periódicos, realizados por profesionales de la salud capacitados.
  • Restringir la conducción de vehículos con base en una evaluación de la capacidad real para conducir y no solamente en el estado de salud general o en un límite de edad arbitrario.
  • Si la capacidad para conducir de un trabajador se ve afectada de manera temporal o permanente, hacer todos los esfuerzos por asignar otras responsabilidades laborales a ese trabajador.

Promover la seguridad en la conducción de vehículos

  • Ofrecer cursos de manejo “de actualización” y recomendar a los trabajadores de mayor edad que asistan a los mismos.
  • Recomendar el uso de rutas de entrega conocidas.
  • Mantener registros completos y exactos sobre el desempeño de los trabajadores en cuanto a las labores de conducción de vehículos.

images (1)

Recomendaciones para los trabajadores

Antes de su viaje

  • Descansar bien
  • Ajustar el volante, el asiento, los controles y los espejos retrovisores.
  • Limpiar las luces y ventanas e inspeccionar las llantas.
  • Planear la ruta, especialmente en zonas desconocidas, y prever suficiente tiempo para llegar a salvo a su destino.
  • Determinar si hay zonas en construcción o desviaciones a lo largo de la vía.
  • Evitar los viajes nocturnos o cuando haya mal tiempo.

Durante el viaje

  • Tener cuidado en las intersecciones y cruces de vías, especialmente cuando se doble a la izquierda, y evitar cortar el paso a otros vehículos.
  • No utilizar el teléfono celular mientras se conduce un vehículo.
  • Detenerse a tomar descansos frecuentes y no continuar conduciendo si se está cansado.

Salud y movilidad

  • Mantenerse en buen estado físico a través del ejercicio físico, una dieta balanceada y consultas médicas periódicas.
  • Hablar con el proveedor de atención médica o farmacéutico acerca de los efectos individuales o combinados de las medicinas sobre la capacidad para operar adecuadamente un vehículo automotor.
  • Consultar a un profesional con conocimientos sobre rehabilitación de conductores o tecnologías de adaptación, si un dolor crónico o la disminución del margen de movimiento dificulta la capacidad para conducir un vehículo. Ciertos cambios sencillos, como instalar espejos retrovisores adicionales o asientos ergonómicos, pueden mejorar enormemente la capacidad para conducir.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s